¡Coordénate, Pacho!

¿En qué momento te des..coordenaste, Pacho?¡ Tu no eres un facho! No te tembló la mano cuando desde tu oficina se investigaron y se denunciaron los falsos positivos. Tampoco dudaste cuando contribuiste con el mandato por la paz, a pesar de que te cuestionaran por colocar al mismo nivel en el tarjetón a los militares y a la guerrilla. Fui testigo de la manera como colocaste el periódico El Tiempo al servicio de la marcha mas grande, en 1997, contra la impunidad y los crímenes de Carlos Castaño. Muchos te acompañamos con ese NO MAS que logró, entre otras acciones, que hoy las Farc reconozcan su fracaso con el secuestro. Y valoro, sobretodo, esa perseverancia tuya para reconocer en la reinserción y desmovilización no solo un mecanismo contra la guerra, sino un  empoderamiento político de esos guerrilleros que regresan a la civilidad.

 

El Pacho que pide descargas eléctricas contra los jóvenes, el que se dedicó a hacer lobby en el ministerio de Defensa para averiguar coordenadas del Ejército y especialmente aquel que se opone a la reconciliación, dista mucho del que los colombian@s conocemos. La única pasión pública que te conocí fue la de santafereño y el único acto de servicio obligatorio fue el de que tu hijo fuese jugador albirrojo. Ni a ti ni a mi nos creen el: ‘’¡A discreción, firmes! Somos libertarios, pacifistas y auténticos.

 

Ganarse las primarias del uribismo no te obliga a dejar de ser lo que eres. Una cosa es ser fiel y otra cosa es ser leal. El expresidente Álvaro jamás podrá decir que les has fallado. Ni siquiera cuando nuestro querido exmandatario te dejó ‘Ubérrimo’ solo y te acusó de que le habías lagarteado la vicepresidencia en el 2002. Pero un acto de lealtad es decirle a tu jefe que su odio, compartido por ti contra tu primo Presidente, no los puede llevar a coincidir con quien consideran su principal enemigo: las Farc. Hoy, tanto tu promocionado Iván Márquez como tu jefe paisa, coinciden en que hay que hacer una Asamblea Nacional Constituyente. En su motivación también se identifican pues ninguno de los dos acepta la legitimidad de la justicia colombiana y como si fuese poco promueven al mismo tiempo la descentralización pero colocan como salida un Congreso Unicameral. Los extremos se juntan.

 

Y  lo que faltaba: ahora tus odiadas Farc te colocan como validador de las bajas del Ejército. Solamente cuestionan tus coordenadas, donde según ellos murieron los soldados. Yo no sé qué haya sucedido en la historia de los Santos para que odies a JMS así. Pero sí me atrevo a decirte, con la autoridad que me da el haberte acompañado en muchas gestas por la paz y la reconciliación, que tienes que parecerte más a Francisco I que a la réplica de Uribe III. El domingo próximo es una buena oportunidad para que acompañes a tu vilipendiado pariente y te acerques a la reconciliación familiar y política, en medio de la beatificación de la hermana Laura. Ah, y no sobra reafirmarte que estoy por la paz, pero eso no significa que comparta un proceso con impunidad. Esa coincidencia contigo la recalco para que en tu nuevo papel de agitador no me vas a en..vallar. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s